Chilco o Fucsia
Chilco or Fucsia
fotografía de Josefina Hepp / Image by Josefina Hepp

Palabras y fotografía: Josefina Hepp
Ilustración: Pamela Torres

La verdad es que me fasciné con las plantas yendo al campo, desde muy chica. Paseando por el bosque, columpiándome en las lianas, mirando de cerca las flores de las enredaderas y los árboles. Ahí mismo decidí que quería ser agrónoma; quería aprender a producir y cuidar la tierra y la naturaleza. Ahora me parece la profesión más linda y necesaria del mundo, en especial con las opciones de trabajo que se han abierto en el último tiempo. Por ejemplo, yo no me dedico a nada productivo sino que a la conservación de biodiversidad, y hoy día eso tiene su espacio también dentro de la Agronomía. En este camino me fui especializando en la flora nativa y sus semillas, y actualmente estoy haciendo un doctorado en fisiología de semillas de especies del desierto costero, investigando qué necesitan para germinar. Además trabajo haciendo libros para niños y talleres en temas de medio ambiente y cultura en escuelas rurales, en el marco de la línea de Comunidad del Centro del Desierto de Atacama de la UC. Me encanta y agradezco poder dedicarme a esto que me apasiona.

Hoy quiero presentarles al Chilco o Fucsia. Su nombre científico es Fuchsia magellanica y es un arbusto nativo de Chile. Elegí la fucsia para inaugurar esta sección porque estoy segura que todo el mundo la conoce, está en todas partes; la he visto mucho en el Reino Unido donde nací. En el libro Botánica Indígena de Chile del Padre Ernesto Wilhem de Mösbach, se describe al chilco o la fucsia como “un arbusto arborescente de gran dispersión geográfica. Produce vistosas flores colgantes de color colorado purpúreo y bayas alargadas, llamadas cuchigordos en Chiloé”.

Words and photography: Josefina Hepp
Illustration: Pamela Torres

The truth is I became fascinated by plants while spending my holidays on the countryside, at a very young age. Walking through the forest, swinging on vines, looking closely at the creeper’s flowers and trees, I decided right there I wanted to be an agronomist; I wanted to learn to produce and care for the land and nature. It seems to me now it is the nicest and most necessary job on the world, considering all of the opportunities that have come up in the area in recent time. For example, I don’t do any producing of food, but I am focused on the conservation of biodiversity and it is wonderful that there’s space for it in Agronomy. On this path I specialized in native flora and its seeds, and I’m currently studying a Ph.D in seed’s physiology of coastal desert species, investigating what they need to germinate. I’m also working in children’s books and environment workshops at rural schools within the Comunidad del Centro del Desierto de Atacama de la UC programme. I love and appreciate being able to do this that I’m so passionate about.

I would like to present to you today the Chilco or Fuchsia. Its scientific name is Fuchsia magellanica and its a native bush from Chile. I chose the Fuchsia to inaugurate this section because I’m sure everyone knows it, it’s everywhere; I’ve seen a lot of it in the UK where I was born. In Father’s Ernesto Wilhem de Mösbach Botánica Indígena de Chile the Chilco or Fucsia is described as “an arborescent bush of great geographical spread. It produces showy pendant purple flowers and elongated berries, called cuchigordos in Chiloé”.

Ilustración de Pamela Torres / Illustration by Pamela Torres

Los usos de esta planta, que muchas personas desconocen, son:

Comestible: los frutos se pueden comer, hay que elegir los más grandes y gordos. Yo los he probado y si bien no tienen un color muy llamativo, son ricos, tienen un sabor dulce-suave y siempre es entretenido descubrirlos en paseos en el sur y comerlos. Hay que elegir los más gordos y blandos porque de otra forma son muy desabridos.

Tintóreo: Las ramas tiñen de color negro. Las flores tiñen de color rosado o morado pálido. Sé que en el sur de Chile usan partes de la planta para teñir; en la Fundación Chol Chol, donde aprendí a teñir lana, me dijeron que emplean esta planta.

Medicinal: las flores y hojas se usan para bajar la fiebre y también para tratar molestias asociadas a la menstruación. Se prepara una infusión con una cucharadita para una taza de agua hirviendo. Las mismas partes de la planta lo utilizan los diabéticos para bajar el azúcar. La corteza es buena para la diarrea de los niños chicos.

Ornamental: es muy utilizada en todas partes del mundo porque puede crecer como arbusto pequeño y sus flores, de largos sépalos rosados y pétalos morados, son muy llamativas y se ven a lo largo de varios meses.

Otros: la flor es polinizada por el picaflor chico (Sephanoides sephaniodes), que necesita la energía que le da el néctar para mantener su capacidad de batir las alas a una velocidad de más de 80 aleteos por segundo. Es decir que poner un chilco en el patio podría atraer a estas aves y así proporcionar un lindo espectáculo en el propio jardín, además de un beneficio a los picaflores.

The uses of this plant, that many ignore, are:

Edible: the berries are edible; you should choose the larger ones. I’ve tasted them and even though their colour is not very appealing, they’re yummy, they have a sweet and soft taste with lots of seeds inside. Remember going for the big ones unless you wish to try a taste-less fruit.

Dyer: Branches stain black. Flowers are used to make pink or pale purple dye. I know that in southern Chile plant parts are used for dyeing; in the Chol Chol Foundation, where I learnt to dye wool, they told me that they employ this plant.

Medicinal: the flowers and leaves are used to reduce fever and to treat discomfort associated with menstruation. You have to prepare an infusion made up of one teaspoon of dried flowers or leaves and a cup of boiled water. The same parts of the plant are used by diabetics to lower blood sugar. The bark is good to treat babies’s diarrhea.

Ornamental: the plant is used everywhere in the world because it can grow as a small bush and its flowers, long pink sepals and purple petals, are very striking to look at and they last for a few months.

Others: the flower is pollinated by a small hummingbird (Sephanoides sephaniodes), which needs the nectar’s energy to maintain its ability to beat its wings at a rate of more than 80 wing beats per second. So planting a Chilco or Fucshia in your garden might attract this lovely bird and that’ll be quite a spectacle to watch.